jueves, 6 de septiembre de 2012

Sir Pluma


Él, un chico que no conozco de nada, del que no sé siquiera su nombre, pero que mi mente bautizó como Sir Pluma por el tatuaje que hay en su costado derecho y, que conste, descubrí por casualidad, es el objeto de mis pensamientos últimamente, ¿porqué? Ni yo misma lo sé. Será cosa de mi subconsciente, estúpido subconsciente, a saber qué tramará, o de sus hipnóticos ojos marrones, que no solo son preciosos, sino que se empeñan en transmitir algo a mi alma, porque cada vez que pienso en ellos mi cuerpo tiembla y me recorre la espalda un escalofrío y... en fin, que no sé que hace Sir Pluma en mis pensamientos y eso me confunde y me hace estar más torpe de lo que realmente soy. ¿Que quién es?
Yo solo sé que es un chico callado y tímido a primera vista, que dentro tiene una alegría que no siempre saca al que le gusta la música, sabe tocar la guitarra y le encanta leer. Que su color favorito es el naranja, que le encanta coger la bici y escapar de dondequiera que esté a cualquier sitio mejor que donde estaba. Que tiene una sonrisa preciosa y que su risa es contagiosa. Que no siempre es quien es, como todo el mundo en realidad, y que cuando es él mismo hay que valorarlo. Que le faltan amores y le sobran sueños.
Que quiere ser libre, porque no lo es, ya que de alguna forma está encadenado a este mundo donde las decepciones le han caido como un diluvio. Que él solo quiere volar, como la pluma de su costado y ser libre, ya sea soñando o leyendo, y eso le mantiene vivo: los sueños, porque quien no se alimenta de sus sueños, como dijo el amigo Shakespeare, envejece pronto. Envejece en cuerpo y espíritu, y Él, como veis, es joven, joven de espíritu, casi eterno diría yo, y es que Él es un soñador, un loco, según la sociedad de hoy en día, ya que quien cree en lo imposible es un loco, pero, ¿no es eso lo que hacen los soñadores? Así pues Sir Pluma lo es. Es un soñador, un loco sin remedio, quizás un sombrerero de Alicia (quizás sea también bipolar). Él, mi Sir Pluma, es un chico de sueños, de plumas y de divertidas locuras varias.

Y direis, ¿y como es que le conoces tan bien, si supuestamente no le conoces, si ni siquiera sabes su nombre? Pues... Ni yo lo sé, quizás es que en realidad estoy hablando de un chico inspirado en mi reflejo o en lo que a esta chica loca, sin remedio, soñadora, le gustaria encontrar alguien así, ¿es que acaso me lo he inventado? ¿o es que he soñado con alguien así esta noche? Ya no lo sé... ¡Me habeis confundido!
Quizá no debería haber despertado... Ya veis, la locura me la ha vuelto a jugar, así que será mejor que esta majareta, soñadora, fan de Shakespeare, a la que le encanta reir y hacer y decir divertidas locuras y tonterias, se vaya a dormir, ¿quien sabe? Quizás encuentre de nuevo a Sir Pluma...


No hay comentarios:

Publicar un comentario