miércoles, 14 de diciembre de 2011

Me arrepiento





 Ya no me llamas por teléfono, es la señal que todo acabó. Antes lo hacías, y siempre era yo quien te pedía que no. Desde ese día en que te abandoné juraste volverias por mí. Yo no quería y no volviste más, y hoy te vengo a decir: Si estás contéstame, vamos atiéndeme. Yo sé que he sido un tonto y que, de ti me enamoré...y no lo supe ver...


Vuelve, que el tiempo pasa y yo te hecho de menos en este punto te seré sincero... y dejaré que hable mi corazón, que esta latiendo, desesperado por ir a buscarte, pero es inútil porque se ha hecho tarde, y me arrepiento de lo que pasó...

Alex Ubago- Me arrepiento

lunes, 12 de diciembre de 2011

Amb un buit a l'interior

 


Alguns dies et sents trist sense saber per què. Com si hagueres perdut alguna cosa molt valuosa, un tresor preciós, però se t'ha oblidat què era, o com si trobares a faltar algú que mai no vas conèixer...

lunes, 21 de noviembre de 2011

Pensaments rutinaris amb la mar


No sé si feia fred, no ho recorde... espera! ara sí!... ja no, ha tornat a anar-se'n... sí, si que hi feia i era un dia assolellat i amb núvols a la vegada, de manera que senties la claror i la calor del sol en la teua pell, en els ulls, ara sí, ara no, quan passava un nuvolet despistat per davant. I tu... tu no estaves. On estaves? ...no ho recorde.
Sé que vaig a apropar-me a ella i la vaig acaronar i... estava freda, congelada, però no em va importar. Ella ni em va veure, pense que ni es va adonar de que jo estava allí mirant-la, perdudament, com si em faltés alguna cosa... Les seues filles tampoc no em feren molt de cas. Elles corrien, frenètiques, intentant guanyar-se unes a altres, cap a les roques on es pujaven sense remei per a tornar a baixar-se i tornar a començar la estúpida carrera, tot açò mentre murmuraven alguna cosa que ningú mai aconseguia entendre... potser n'era algun tipus de cançó... potser un encanteri... no sé com ho varen fer, però sense voler vaig anar apropant-me a elles mentre pensava... en què pensava? en... no, era... mmm... ah, sí! pensava en tot, reflexionava. S'amuntegaven les coses al meu cap: els estudis, les feines, els projectes, la casa... però allí estava ella, immensa, amb les seues filles.
Adorava estar allí, amb elles, aqueixos moments em sabien a gloria, a descans, a pau... però prop d' ella, la dona de tots els mariners, em trobava com una ona, una filla més de la mar, m'oblidava de qui era, per uns minuts, per uns instants, de les coses que havia fet, dit, vist o escoltat, m'oblidava fins de tu... Però de quan en quan també havia de tornar al món real, havia de tornar a posar peus a terra i aleshores recordava fins i tot que aquelles encara assolellades però fredes vespres de tardor a la vora de la mar (després del treball, els estudis, les compres...) eren la meua escapatòria diària al món de la rutina, l’estrès i la rapidesa urbana, fins que es feia fosc i havia de tornar a casa per tornar a començar al dia següent...

martes, 8 de noviembre de 2011

No siempre llueve al gusto de todos




Sabemos que si llueve, nos mojamos. Sí, lo sabes. Sabes que siempre pasa, aunque lleves un paraguas tan grande como una sombrilla... Tú y tus ganas de no mojarte... Sí, claro a veces lo consigues, pero algunas veces encuentras a esos estúpidos de remate que hay en todos los sitios que están riendo, salpicando o el típico coche que pasa justo por encima del charco que tienes al lado y, claro, te mojas!  O si no la típica pareja besándose bajo la lluvia "romantiquísimamente" y piensas: ¡¿Qué hacen esos dos idiotas ahí?!... ¡¡y sin paraguas!! Que como se constipe uno no se vuelven a ver en unos tres días por lo menos, y si es gripe o pulmonía ya ni te cuento... y pasas por su lado como si no los hubieras visto, mojada hasta las pestañas por el coche que te acaba de salpicar, y pensando en el Guadalquivir que vas a sacar de tu ropa cuando llegues a casa.

Pero más tarde piensas en lo que te hubiera gustado ser tan idiota como ellos y tener a un idiota en ese momento chopándose contigo (que por cierto se mojaría tanto o más que tú), a pesar de que el puñetero coche haya chafado el charco con toda su mala leche porque llega tarde a "no-sé-donde", no se abra la "sombrilla", los puñeteros niños con botas "chafa charcos" te hayan salpicado todo cuanto han podido al saltar dentro de todas y cada una de las puñeteras acumulacioncitas de agua que había a tu alrededor y aunque supieras que al día siguiente no podrás volver a verlo porque estarás tomándote mil medicinas horriblemente malas para la garganta y/o tu futuro constipado, aún así sabes que habría valido la pena verte la sonrisa de estúpida que llevarías puesta cuando volvieras a casa para sacar el Amazonas al escurrir tu ropa... :)
 

lunes, 7 de noviembre de 2011

La locura de Alicia




¿Que si estoy loca? Sí, lo estoy. Todo lo que hago es una locura y a veces pienso en cosas tan extrañas...  Filosofar no es bueno y menos si eres una "mente volcánica" como yo, pues me parece que si "filosofas" con cosas raras, las conclusiones son peores todavía.
Esta mañana me sorprendí pensando en seis cosas imposibles, estúpidas, mientras desayunaba.
1. El día depende de mi humor
2. Los árboles cantan
3. Hay ojos a los que les caen estrellas fugaces
4. ¿Dónde está el gato que desaparece?
5. Los cereales son barcos a merced de un Titán
6. Puedo crear un cielo estrellado
Pues bien, después de esto creerás que de verdad estoy loca, pero es que hoy me sentía un poquito "Alicia", más cerca de otro mundo que de costumbre, aunque bueno esto quizá tenga algo que ver con que hasta las 11 de la mañana yo no soy persona y aún estoy en mi mundo o con que la leche estaba demasiado fría y se me han helado las ideas aún dormidas... O quizá ha sido el gato de Cheshire esta noche...

viernes, 4 de noviembre de 2011

Reflexión instantánea



 

Que sé que me distraigo pensando­ en ti, pero también sé que ya no caigo en la tentación de ver tus fotos para imaginarme lo que pudo ser. Y sé que me gusta la sonrisa de muchas personas, y la de una en especial, y no solo la tuya. Que sé que ya no sé qué pensar... ya no sé cómo eres. Y sé que ahora, que has encontrado a alguien perfecta, ahora que estás bailando con ella en esta misma fiesta sé que también yo quiero bailar, con mis amigas o con él, pero no contigo... ya no.