martes, 8 de noviembre de 2011

No siempre llueve al gusto de todos




Sabemos que si llueve, nos mojamos. Sí, lo sabes. Sabes que siempre pasa, aunque lleves un paraguas tan grande como una sombrilla... Tú y tus ganas de no mojarte... Sí, claro a veces lo consigues, pero algunas veces encuentras a esos estúpidos de remate que hay en todos los sitios que están riendo, salpicando o el típico coche que pasa justo por encima del charco que tienes al lado y, claro, te mojas!  O si no la típica pareja besándose bajo la lluvia "romantiquísimamente" y piensas: ¡¿Qué hacen esos dos idiotas ahí?!... ¡¡y sin paraguas!! Que como se constipe uno no se vuelven a ver en unos tres días por lo menos, y si es gripe o pulmonía ya ni te cuento... y pasas por su lado como si no los hubieras visto, mojada hasta las pestañas por el coche que te acaba de salpicar, y pensando en el Guadalquivir que vas a sacar de tu ropa cuando llegues a casa.

Pero más tarde piensas en lo que te hubiera gustado ser tan idiota como ellos y tener a un idiota en ese momento chopándose contigo (que por cierto se mojaría tanto o más que tú), a pesar de que el puñetero coche haya chafado el charco con toda su mala leche porque llega tarde a "no-sé-donde", no se abra la "sombrilla", los puñeteros niños con botas "chafa charcos" te hayan salpicado todo cuanto han podido al saltar dentro de todas y cada una de las puñeteras acumulacioncitas de agua que había a tu alrededor y aunque supieras que al día siguiente no podrás volver a verlo porque estarás tomándote mil medicinas horriblemente malas para la garganta y/o tu futuro constipado, aún así sabes que habría valido la pena verte la sonrisa de estúpida que llevarías puesta cuando volvieras a casa para sacar el Amazonas al escurrir tu ropa... :)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario